SUSCRÍBETEy recibe nuestras actualizaciones gratuitamente.

Exigencias legalesSalud ocupacional

Obligación de disponer de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA)

3 Mins read

Infórmate sobre la obligación de disponer de Desfibriladores Externos Automáticos portátiles en los establecimientos y recintos que indica la Ley Nº21.156.


El 13 de octubre de 2020 el Ministerio de Salud aprueba el reglamento que establece esta obligación considerando:

  • Que, las enfermedades cardiovasculares son un importante problema de salud pública, constituyendo una de las principales causas de muerte a nivel nacional y mundial.
  • Que, el paro cardiorrespiratorio en adultos tiene como causa más frecuente la fibrilación ventricular y la taquicardia ventricular sin pulso, estando reconocido científicamente que la desfibrilación eléctrica precoz es el medio más efectivo para evitar muertes por ese motivo, por lo que disponer del equipamiento y la actuación inmediata es fundamental, especialmente en lugares de uso público donde se concentra una alta cantidad de personas o se realizan actividades que aumentan el riesgo de sufrir un paro cardiorrespiratorio.

En ese sentido, la ley Nº 21.156 obliga a determinados establecimientos a contar con desfibriladores externos automáticos portátiles, los cuales permiten atender aquellas situaciones.

¿Qué establecimientos están obligados a tener DEA?

  1. Establecimientos comercviales que deban mantener sistemas de seguridad y vigilancia (Ley Nº19.496)
  2. Terminales de buses, puertos, aeropuertos, estaciones de trenes subterráneos y de superficie;
  3. Recintos deportivos, gimnasios y otros, con una capacidad igual o superior a 1.000 personas;
  4. Establecimientos educacionales de nivel básico, medio y superior, con matricula anual igual o superior a 500 alumnos;
  5. Casinos de juego;
  6. Hoteles, moteles, hostales y residenciales, con capacidad igual o superior a 20 habitaciones;
  7. Centros de eventos, convenciones y ferias, con una capacidad igual o superior a 1.000 personas;
  8. Centros de atención de salud, cuya capacidad sea igual o superior a 250 personas;
  9. Cines, teatros y parques de diversiones, con capacidad igual o superior a 1.000 personas.

Los desfibriladores externos automatizados, por sus características de funcionamiento y seguridad en su uso, posibilitan que personas con una formación y entrenamiento mínimos puedan realizar la desfibrilación, acción que, complementada con maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar, permite salvar vidas.


Obligaciones generales:
Será responsabilidad de toda persona, natural o jurídica, a cargo de la gestión o explotación de los establecimientos señalados en el artículo anterior:

  1. Contar en forma obligatoria con la cantidad de desfibriladores que el presente reglamento establezca, como parte de su sistema de atención sanitaria de emergencia, apto para su funcionamiento inmediato;
  2. Que los señalados desfibriladores estén debidamente certificados y que cuenten con las características requeridas, de acuerdo a lo establecido por este reglamento y a las normas técnicas respectivas;
  3. Velar por el adecuado mantenimiento del desfibrilador, preventivo y correctivo, así como su correcta conservación, de forma de garantizar su funcionamiento cuando sea necesario, conforme a las reglas generales, a las recomendaciones de sus fabricantes o distribuidores, y a las normas técnicas aplicables;
  4. Velar por la adecuada ubicación, accesibilidad y señalización del desfibrilador, de conformidad con lo establecido en el presente reglamento, y en las normas técnicas sobre la materia;
  5. Llevar, en forma completa y oportuna, los siguientes registros, sean físicos o electrónicos, por cada desfibrilador:
    • Instalación y reposición.
    • Mantención.
    • Uso del equipo.

Número de desfibriladores por establecimiento

El establecimiento que cumpla con las características señaladas en el artículo 3º del reglamento, deberá contar con la cantidad de desfibriladores necesaria para permitir que cualquier punto de una superficie de uso público se encuentre a un máximo de 150 metros lineales de distancia de un desfibrilador.
Sin perjuicio de lo anterior, todo establecimiento que cumpla con las características señaladas en el artículo 3º, deberá contar, al menos, con un desfibrilador cada 3 niveles o pisos de uso público.
DEA-2

Obligación de comunicación

La persona a cargo de la gestión o explotación del establecimiento que, conforme al artículo 3º del presente reglamento, deba cumplir con la obligación de mantener uno o más desfibriladores, deberá comunicar a la Secretaría Regional Ministerial de Salud correspondiente al domicilio donde se ubique el establecimiento, mediante correo electrónico, la información que se detalla a continuación:

  1. Identificación del o los desfibriladores, señalando su marca, modelo, número de serie, fabricante y número asignado por el Instituto de Salud Pública, de acuerdo al artículo 25 del decreto supremo Nº 825 de 1998, del Ministerio de Salud.
  2. Nombre y número de cédula de identidad del personal, propio o ajeno, capacitado para la utilización de cada desfibrilador, adjuntando copia de los documentos que acrediten su capacitación.
  3. Copia de planos o croquis del establecimiento, en el cual se indique la ubicación del o los desfibriladores.
  4. Indicación de la capacidad del establecimiento, metros cuadrados de superficie total y número de niveles o pisos.
  5. Declaración de la persona encargada indicando expresamente que se emplearán y mantendrán los desfibriladores de acuerdo al presente reglamento y a las indicaciones del fabricante o distribuidor, señalando los mecanismos de comunicación con sistemas de atención de salud de urgencia.
  6. Firma de la persona encargada.

Si quieres seguir informándote, puedes leer el reglamento que está publicado en la Biblioteca del Congreso Nacional.

Si tienes dudas o quieres saber como te podemos apoyar en este y otros temas de Prevención de Riesgos, no dudes en escribirnos a contacto@prevenciontotal.cl

 

Related posts
COVIDSalud ocupacional

Acciones para la gestión preventiva de COVID-19 en las empresas

La pandemia de COVID-19 presenta a las empresas chilenas, el desafío de brindar a los trabajadores condiciones sanitarias seguras que permitan mantener la operatividad de las organizaciones. Respecto a la normativa legal vigente, las empresas deben implementar medidas que prevengan el contagio de la COVID-19, como por ejemplo: aforos, protocolos, señalización y demarcación en los lugares de trabajo. Comparte esto:TwitterFacebookMe gusta esto:Me gusta Cargando...
Suscríbete a nuestros correos gratuitos

Enviamos actualizaciones legales  e información relevante de Prevención de Riesgos.
Recuerda que te puedes desuscribir en cualquier momento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: